Noticias

Noticias sobre nuestras promociones y El Cañaveral

Qué debo saber para pedir una hipoteca

Antes de llevar a cabo la firma de una hipoteca, es importante ser conscientes de la magnitud que posee la decisión. Son muchas las ocasiones que una rápida lectura o una falta de entendimiento, provoca una gran pérdida económica para el comprador. Aunque la decisión sea algo personal, vamos a recalcar una serie de claves básicas que todo el mundo debería conocer para pedir hipotecas de forma correcta, sin ningún tipo de inconveniente u obstáculo.

El primer punto en este tipo de procesos es siempre previo a la compra. Es cierto que se puede considerar básico, pero es habitual hacer mal los cálculos conforme al precio total que supone comprar una casa, sobre todo si se trata de la primera casa. Cuando una persona desea solicitar una hipoteca, hay que tener en cuenta la dificultad por conseguir un crédito del 100% del valor de la casa.

Lo común a día de hoy es la concesión de en torno al 80% del precio, lo que se traduce en contar con el 20% restante que deberá ser pagado en concepto de entrada. Si a este porcentaje le añadimos un 10% aproximado en impuestos y gastos asociados, para plantearse la solicitud del crédito, se aconseja disponer de unos ahorros que sumen el 30% del valor. Esta será la clave más importante debido a que el deseo de todos es evitar pagar cantidades desorbitadas por culpa de no haber entendido bien los gastos adyacentes obligatorios que forman parte de todo el proceso.

La segunda clave está relacionada con la solvencia económica. De nuevo vuelve a ser habitual pensar en una capacidad de endeudamiento más grande de lo permitido por el bolsillo. Esta noción tiende a generar problemas financieros con mayor facilidad, debido a la facilidad que poseen muchas personas por sobrepasar el límite de endeudamientos en relación al sueldo. Los expertos conciben que, sumando todas las deudas, incluyendo la hipoteca, no debería superar el 40% de los ingresos.

Por ejemplo, un sueldo de 1500 euros al mes, lo recomendado sería conseguir una cuota menor de 600 euros, en caso de no poseer otro tipo de deudas. De modo que este punto lleva intrínseco la capacidad de visualizar la casa que de verdad está al alcance de la situación económica de una persona para no meterse en deudas que terminan siendo forzosamente canceladas u otras situaciones a evitar.

En tercer y último lugar, otra de las situaciones que desde Novoveral consideramos clave si quieres pedir hipoteca es la falta de paciencia. Las consecuencias de este error suelen ir relacionadas con no leer con detenimiento todas las condiciones del contrato, y en consecuencia las comisiones que el banco propone. Estas son servicios o gestiones que realiza el banco para poder llevar a cabo el contrato, por lo que tienen un coste para el comprador. Las comisiones más habituales son la novación de una hipoteca, es decir, poder cambiar las condiciones que se firman al inicio del contrato, o la subrogación hipotecaria, la opción de cambiar la deuda hipotecaria de un banco a otro.

© 2022 Grupo Novoveral. Todos los derechos reservados. -